Sin categoría

Sesión 3. Productos bancarios

En esta sesión vamos a abordar los principales productos bancarios. No obstante, debemos, en primer lugar, clasificar las funciones que realizan las entidades bancarias según sean actividades de activo o pasivo:

– Captación de recursos. Consiste en atraer recursos de los clientes, y supone la base del negocio bancario. La captación de recursos ajenos da origen a operaciones de pasivo, pues son fondos que el banco está obligado a devolver.

Ejemplo: cuentas bancarias y depósitos

– Inversión de recursos. Las entidades bancarias rentabilizan sus recursos que disponen mediante las denominadas operaciones de activo.

Ejemplo: concesión de préstamos y créditos, adquisición de acciones y obligaciones de otras empresas, etc.

– Otros servicios. Para atraer clientela, los bancos realizan otras actividades como el asesoramiento financiero y fiscal, la gestión de cobros y pagos, el descuento de efectos comerciales, el cambio de moneda extranjera, el alquiler de cajas de seguridad, etcétera.

Una vez vistas las principales funciones, vamos a estudiar los productos bancarios básicos que ofrecen las entidades bancarias:

CUENTAS BANCARIAS

Las entidades financieras usan cuentas bancarias en las que el cliente deja reflejadas y ejecuta las operaciones bancarias del día a día. En los diferentes tipos de cuentas el usuario tiene siempre disponibilidad absoluta e inmediata de sus ahorros.

Vamos a ver los dos principales tipos de cuentas bancarias:

Cuentas de ahorro. En estas cuentas se puede depositar dinero para después realizar operaciones financieras diversas, como reintegrarlo en cajero o ventanilla, hacer transferencias, realizar pagos con tarjetas, domiciliaciones, etc.

Estas cuentas no suelen admitir el descubierto. Como desventaja nos podemos encontrar con las comisiones por apertura y por mantenimiento, además del hecho de que en la mayoría de los casos no ofrecen una remuneración más allá de la meramente simbólica. Estas cuentas habitualmente tienen un soporte documental denominado “libreta de ahorro” en la que se anota los movimientos de la cuenta.

Cuentas corrientes o depósito a la vista. En principio estamos ante una cuenta idéntica a las cuentas a la vista, pero con dos grandes diferencias, y es que a través de ellas también se pueden realizar operaciones mediante cheques y puede estar aceptado el “descubierto” hasta un límite predeterminado.

Con descubierto nos referimos a los famosos “números rojos”, es decir, el banco te permite disponer de más dinero del que tienes en la cuenta, siempre hasta cierto límite y abonando unos intereses.

CUENTAS CORRIENTES Y DE AHORRO

VENTAJAS

DESVENTAJAS

–          Facilidad para pagos y cobros

–          Disponibilidad de dinero inmediata

–          Utilización de cajeros automáticos

–          Posibilidad de usar tarjetas

–          Riesgo nulo

–          No presenta rentabilidad

–          Comisiones: mantenimiento, administración, descubierto (en cuentas corrientes), de cierre de cuenta, etc.

 

Medios de pago vinculados a la cuenta corriente

  • Transferencias
  • Cheques
  • Domiciliaciones
  • Ingresos/Reintegros
  • Tarjetas

Entre los servicios complementarios destacan las tarjetas bancarias, que pueden ser de débito o de crédito.

Las tarjetas de débito, además de permitir extraer efectivo de la propia cuenta a través de los cajeros automáticos, posibilitan el pago de compras en los comercios dotados con un terminal lector, siempre que se cuente con fondos suficientes.

Las tarjetas de crédito, como su nombre indica, proporcionan un crédito a su titular, definido por una cantidad límite de la que se puede disponer cada mes. Se puede utilizar para obtener efectivo o para efectuar compras, y la devolución del importe total dispuesto se realiza al principio del mes siguiente, aunque cabe la posibilidad de hacerlo mediante cuotas mensuales, con los correspondientes intereses.

Un caso particular de la tarjeta de crédito lo constituyen las tarjetas de compras que emiten los grandes establecimientos comerciales para facilitarle el pago a sus clientes, y cuyos importes cargan en sus respectivas cuentas bancarias con periodicidad mensual.

 

DEPÓSITOS

Los depósitos bancarios a plazo son productos de ahorro en los que el cliente entrega una cantidad de dinero a una entidad de crédito durante un tiempo determinado, es decir, el depositante no puede disponer (a priori) de ese dinero durante el tiempo pactado. Transcurrido ese plazo, la entidad lo devuelve, junto con la remuneración pactada.

No conlleva riesgo para su titular, en caso de insolvencia de la entidad de crédito, el saldo de los depósitos están asegurados por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta un máximo de 100.000 € por titular y entidad.

Hay distintos tipos de depósitos, pero nosotros vamos a estudiar el depósito a plazo tradicional.

Depósito a plazo tradicional. El depositante se compromete a prescindir de los ahorros depositados durante un período de tiempo que se pacta antes de que se constituya la imposición a plazo, al final de este período de tiempo el depositante recibe una remuneración o interés fijo pactado de antemano – esto quiere decir que su rentabilidad se mantiene invariable hasta finalizar el plazo del depósito. El depósito se puede cancelar anticipadamente, sin que el coste de dicha cancelación pueda ser superior a la mera pérdida de los intereses comprometidos, ya que se produce un incumplimiento del plazo por voluntad del depositante.

TAE y TIN

El tipo de interés nominal o TIN es la rentabilidad que ofrece el banco por el dinero invertido en un depósito durante un determinado plazo. Lo habitual es que el banco ofrezca un tipo de interés mayor al contratar un depósito con un plazo más alto.

La Tasa Anual Equivalente o TAE es la rentabilidad efectiva del depósito, ya que incluye los intereses, gastos y comisiones, lo que permite comparar productos de diferentes entidades bancarias.

 

 PRÉSTAMOS Y CRÉDITOS

a) Créditos. Son derechos que conceden los bancos a sus clientes a disponer de fondos hasta un límite determinado. Las disposiciones se pueden efectuar en el momento que requiera el cliente y por la cuantía que desee, siempre que no rebase el límite concedido.

b) Préstamos. Son fondos que los bancos conceden a particulares o instituciones, que se comprometen a devolverlos en el plazo de tiempo acordado, abonando unos intereses en concepto de pago por el importe pendiente de devolver.

¿Qué diferencia existe entre un crédito y un préstamo?

Mientras que por un préstamo se deben pagar intereses por el importe pendiente de devolver y durante el período de tiempo pactado; en el caso de un crédito, los intereses se pagan únicamente sobre la cuantía dispuesta por el tiempo de disfrute.

¿Qué tipo de préstamos hay?

Existen dos modalidades de préstamos: los personales y los hipotecarios. Los primeros, llamados también préstamos o créditos al consumo, están destinados a financiar la adquisición de los bienes de consumo de más valor, como coches o mobiliario doméstico. Su cuantía no suele superar los 30.000 euros y el plazo de devolución oscila entre uno y cinco años. En caso de impago se responde con los bienes propios presentes y futuros.

Los préstamos hipotecarios, de elevado importe y de larga duración (la mayoría de unos 25 años o más), permiten la adquisición de viviendas que quedan como garantía de su devolución, y que pasan a ser propiedad de la entidad bancaria si no se paga lo acordado. Hay que recordar que los préstamos se suelen devolver mediante el pago de cantidades periódicas constantes (por lo general, mensuales) en cuyo importe se incluye una parte de interés y otra de capital.

ACTIVIDAD REALIZADA EN CLASE

  • Elena tiene 3.000 euros ahorrados y, en un futuro, le gustaría comprar una vivienda. Quiere guardar su dinero en el banco y obtener una rentabilidad, pero no sabe si en estos meses deberá llevar su coche al taller y a cuánto ascenderá el coste de reparación

Elena quiere obtener rentabilidad pero necesita disponer de su dinero o parte de éste, así, lo más recomendable sería que abriese una cuenta bancaria, ya sea de ahorro o corriente. 

  • Mario acaba de heredar una vivienda, pero es bastante antigua y quiere adaptarla a sus gustos y necesidades. La reforma tiene un coste de 10.000 euros.

Mario sabe el dinero que va a necesitar para realizar la reforma, por lo que es más recomendable que pida un préstamo personal. Normalmente los intereses a pagar por el préstamo son más económicos que el de los créditos, y también dispone de mayor tiempo para devolverlo.

  • Javier acaba de ganar la lotería, su intención es pagar todas sus deudas y vivir de su sueldo, es decir, no quiere hacer uso del dinero ganado en la lotería. Su hijo quiere estudiar un máster que cuesta 60.000 euros, pero aún quedan bastantes años para que acabe la carrera.

Suponemos que le queda dinero tras pagar todas las deudas. El producto bancario que le interesa contratar es un depósito, ya que no va a necesitar el dinero en un plazo de tiempo y podría conseguir rentabilidad.

  • Juan Carlos este año empieza la carrera en la Universidad de Oviedo, no sabe cuánto dinero necesitará a lo largo del mes y tampoco cuándo volverá a ver a su familia. Por otro lado, sus padres quieren saber los movimientos que realiza su hijo y que no se gaste más dinero del que les dan.

Juan Carlos va a pasar tiempo sin ver a su familia, es poco probable que sus padres puedan entregarle el dinero en efectivo y, además, quieren saber qué cantidad está gastando. De esta manera,  lo más recomendable es abrir una cuenta bancaria que no tenga posibilidad de descubierto – números rojos – para poder controlar los gastos de su hijo. 

  • Daniel, que lleva bastante tiempo buscando vivienda, ha visto que la casa de la playa de sus sueños está en venta. Necesita un préstamo para comprarla y cree que el EURIBOR se mantendrá constante.

Daniel tendría que pedir un préstamo hipotecario y, como cree que el euribor se mantendrá constante (hoy estaba en -0,112), pedirá una hipoteca a tipo variable.

 

ACTIVIDAD PARA CASA

APELLIDOS SUELDO DINERO AHORRADO EDAD TRABAJO
A-J 1.000 euros 25.000 euros 30 años Indefinido
K-N 1.800 euros 15.000 euros 25 años Indefinido
Ñ-Z 2.200 euros 8.000 euros 30 años Indefinido

Pasos a seguir…

-Buscar una vivienda en un portal inmobiliario. Ejemplo: Fotocasa, idealista, etc. ***Importante: tenéis que fijaros en el precio, si es de segunda mano o nueva, etc*** La zona debe ser LA AXARQUÍA

-Entrar en la página web de bancos para comparar las hipotecas, podéis comparar las hipotecas a tipo fijo o tipo variable de una misma entidad o las hipotecas de diferentes entidades. En las páginas de Santander, BBVA, Bankia y Bankinter, podéis calcular las hipotecas sin tener que introducir información personal.

¿Qué tenéis que hacer?

-Realizar el trabajo adjuntando las características de la vivienda y por qué habéis decidido comprarla.

-Incluir todos los gastos asociados a la compra

-Indicar la forma de financiación elegida incluyendo todas sus características

-¿Preferís alquilar o comprar?

-Mandar al siguiente correo: alcantara.aroa@gmail.com

 

MATERIAL DE AMPLIACIÓN

¿Es posible vivir sin la necesidad de contratar servicios bancarios?

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s